Blue Flower

FUENTES DEL MARQUÉS

 

 

 

A los pies de las sierras del Gavilán y el Buitre se encuentra el paraje natural de Las Fuentes del Marqués que posee una extensión de 17,4 Hectáreas.

     Este paraje esta situado a 2 kilómetros del casco urbano en dirección oeste. Se puede acceder a él bien en coche, tomando por la avenida de los Andenes y luego por el Camino de Mayrena o bien andando por el Camino del Huerto. Ambos caminos confluyen, pero los vehículos pueden continuar, pasando por el "Molinico", hasta la zona de aparcamientos debidamente señalizada, y aquellos que vayan a pie pueden seguir por la senda rehabilitada y penetrar a dicho paraje por las Cuevas del Marqués.

     Todo el parque está surcado por pistas y caminos que facilitan el acceso y la visita y disfrute de este precioso paraje, alguno de los cuales sirve de puerta a otras pistas forestales que se internan en los barrancos de la Sierra del Gavilán (Barranco del Nevazo y Barranco del Agua).

GEOLOGÍA

Los nacimientos de agua están enclavados en la base de los relieves calizos de las sierras circundantes. Estas aguas subterráneas, al encontrarse con un sustrato impermeable, produce el surgimiento de las aguas en las Fuentes del Marqués a través de cuatro nacimientos con un caudal medio de 320 litros por segundo. Actualmente se considera a este conjunto de nacimientos como el más importante de la Región de Murcia tanto por su caudal como por la calidad de las aguas.

 

ECOSISTEMAS

Podemos diferenciar tres ambientes, a saber: el acuático y su entorno, el bosque mediterráneo y el agrícola. En el acuático y su entorno encontramos una gran variedad de seres vivos tanto animales como vegetales. Grandes manchas de plantas acuáticas de varias especies dan refugio a la fauna acuática como barbos, carpas, truchas arco iris, galápagos leprosos y camarones de agua dulce, entre otros, así como numerosos insectos. En las riberas encontramos juncos, culantrillos de pozo, zarzamoras y algunas higueras, plátanos orientales, fresnos, almeces y álamos dan escolta al río antes de que éste sea canalizado.

El ambiente del bosque mediterráneo se encuentra muy humanizado pero bien conservado y en actual repoblación con especies autóctonas como el quejigo, el almez y la encina. De carácter autóctono se encuentran encinas de gran porte con una antiguedad de más de 400 años que forman, junto a pinos carrascos y olivos igualmente centenarios, un bosquecillo de típico ambiente mediterráneo. Entre las ramas de las encinas corretean ágilmente las ardillas y anidan numerosas aves como la abubilla, el mochuelo, el ruiseñor,...etc. Este lugar es visitado por zorros, jabalíes y algunas rapaces como el gavilán el cernícalo y el águila calzada.

En los bancales repoblados encontramos nogales, almeces, abedules, alisos, arces, castaños de india y algunos frutales.

En el medio agricola encontramos el olivar, frutales como el albaricoquero y cultivos herbáceos hoy en desuso, pero de gran importancia ecológica por dar refugio y alimento a numerosas especies como el conejo y el topo.