Blue Flower

LA SANTÍSIMA Y VERA CRUZ DE CARAVACA

 

 

 

El nombre oficial con el que se denomina a la Reliquia en los documentos es el de ¨Vera Cruz¨, nombre bien significativo, relacionado con el Temple, pues en donde hubo templarios aparece frecuentemente el título de Vera Cruz. Desde la Edad Media se la conoce con este nombre específico: la Vera Cruz de Caravaca, es decir, la verdadera cruz. Se trata de un “lignum crucis”, es decir, un fragmento de la verdadera cruz en la que Jesucristo fue crucificado. El título, juntamente con el de Santa, solamente se aplicaba al leño de Jerusalén, encontrado en el siglo IV por Constantino o por su madre Santa Elena.

FORMA Y DIMENSIONES

La Cruz de Caravaca es una cruz de las que se denominan patriarcales, compuestas de un pie y dos travesaños paralelos y desiguales que forman cuatro brazos. Se conserva en un relicario con forma de cruz de doble brazo horizontal, (de 7 y 10 cms) y de 17 cms de alto con la apariencia  de un pectoral grande. Según la tradición perteneció al patriarca Roberto de Jerusalén, primer obispo de la ciudad santa tras ser conquistada a los musulmanes en la Primera Gran Cruzada (1099). Ciento treinta años más tarde (1229), en la sexta cruzada, un obispo, sucesor de Roberto en el patriarcado, tenía posesión de la reliquia. Dos años después la cruz estaba milagrosamente en Caravaca.

 

LA HISTORIA OFICIAL

La aparición de la Cruz en Caravaca ocurre en la época de la instauración de la nueva frontera de Castilla-León frente a la Granada musulmana, con la incorporación del reino taifa de Murcia a la soberanía cristiana. La aparición de la cruz en Caravaca inspiró al nacimiento de las órdenes militares para luchar por la reconquista.

Los cristianos que llegaban a esta tierra se sentían como ¨tocados y cobijados¨ por una fuerza sagrada. De ahí que muchos liberados del cautiverio acudieran a depositar sus cadenas, como exvotos, a la pequeña capilla interior de la fortaleza, en donde custodiaba la Cruz la Orden militar encargada del Castillo

La orden militar de los Templarios fue la primera que custodió y defendió el castillo y la Cruz, después de unos años de posesión directa por las tropas castellanas. Hay dos teorías sobre la fecha de su venida. La primera afirma que fue en 1244, al someterse todo el territorio murciano al vasallaje cristiano. La segunda afirma que fue en 1265-1266, al acabar la sublevación mudéjar del territorio murciano ya castellano. El Temple venía con las huestes de Jaime I de Aragón que ayudó a su yerno Alfonso el Sabio a someter la rebeldía. El rey Aragonés, educado por la Orden y amigo de ella, le otorgó casa y huerto en Murcia. Después, el rey Alfonso le donó el territorio caravaqueño. El Temple estuvo en Caravaca alrededor de 46 años. Desaparecido el Temple, la baylía de Caravaca fue dada por Alfonso XI a los santiaguistas (1344), que ocupaban ya la frontera oriental y parte de la central frente a Granada. La Orden permaneció aquí hasta la abolición de todas las Ordenes en 1868.

Ya desde época muy temprana hay un reconocimiento oficial por parte de la Iglesia hacia la Cruz de Caravaca. El Padre Cuenca, en su historia sobre la Santísima Cruz (escrita en 1722), afirma que apenas ha habido algún Pontífice que no haya concedido alguna gracia o indulgencia a la Cruz. Podemos citar, entre otros, la bula del Papa Clemente VII (1392). Así mismo podemos enumerar el decreto de Clemente VIII (1597), el de Paulo V (1606), las bulas de los Papas Alejandro VIII (1690) y Clemente XI (1705). En 1736 se concede a la Cruz el culto de latría. Léon XIII, en el 4 de diciembre de 1893, ratifica los mismos privilegios de los siglos XV y XVII.

 

 

LA LEYENDA DE LA APARICIÓN SEGÚN LA TRADICIÓN LOCAL

Según la tradición, la Vera Cruz se apareció en el Castillo-Alcázar de Caravaca el 3 de mayo de 1232 y allí se venera desde el siglo XIII cuando tuvieron lugar las primeras peregrinaciones que continuarían a lo largo de los siglos.

Por aquellas fechas  reinaba Fernando III el Santo en Castilla y León, y de Jaime I en Aragón. El reino taifa de Murcia estaba regido por el famoso Ibn-Hud, que se reveló contra los almohades y dominó gran parte de Al-Andalus. Es, pues, en pleno territorio y dominación musulmana, cuando se narra el hecho.

Según la tradición local más popularizada se cuenta que desde finales de 1230 ó principios de 1231, se encontraba el rey almohade de Valencia y Murcia, Ceyt-Abu-Ceyt, en sus posesiones de Caravaca. Interrogó a los cristianos que tenía prisioneros para conocer los oficios que ejercían, con el fin de ocuparles en consonancia con sus habilidades. Se hallaba entre ellos el sacerdote Ginés Pérez Chirinos quien, en labores de misionero, había llegado desde Cuenca a tierras sarracenas para predicar el Evangelio. Éste contestó que su oficio era el de decir la misa, y el rey moro quiso conocer cómo era tal cosa. Se mandaron traer los correspondientes ornamentos desde Cuenca y el 3 de mayo de 1232, en la sala noble de la fortaleza, el sacerdote comenzó la liturgia. Mas, al poco de iniciarla, hubo de detenerse explicando que le era imposible continuar pues faltaba en el altar un elemento imprescindible: un crucifijo.

En ese momento, por una ventana de la estancia, dos ángeles descendieron desde el cielo y depositaron delicadamente una cruz de doble brazo en el altar. El sacerdote pudo entonces continuar con la celebración de la misa y, ante tal maravilla, Abu-Ceyt (junto con los miembros presentes de su Corte) se convirtió al cristianismo. Después se comprobó que la cruz aparecida era el pectoral del obispo Roberto, primer patriarca de Jerusalén, confeccionado con la madera de la Cruz donde muríó Jesucristo.

 

 

 

Los documentos originales sobre el milagro han desaparecido. Existe el testimonio de Fray gil de Zamora, Francisco, cronista de San Fernando, a quien acompañó, sin duda, en la visita que el santo rey hizo a la villa de Caravaca. Durante su estancia en allí, pudo Fray Gil conversar con los testigos oculares de la aparición y oir de sus labios la narración de lo acontecido. Existe otro testimonio de D. Antonio de Oncala canónigo de Avila, que murió en 1558, también relata la historia de la aparición de la cruz de Caravaca. Todos los relatos coinciden en lo esencial.

En cuanto al reinado de Zey Abucey  apuntar que existían varios reyezuelos- o sayid- musulmanes en distintos reinos, unos de esos era el sayid Zey Abucey, que al convertirse tomó el nombre de Vicente Bellvis.  Según la historia, los almohades -Abucey era uno de ellos-, entraron en la península hacia el 1171 y fueron reconquistando los antiguos reinos de taifas. En este contexto podemos entender que Zey Abucey era señor de Valencia y de Caravaca y que en la Taifa de Murcia estuviese otro reyezuelo musulman posiblemente Ben-Hud.

 

LA SANTÍSIMA CRUZ A LO LARGO DE LA HISTORIA

Once años después de la supuesta aparición de la Santa Cruz, el reino murciano pasó al vasallaje del rey castellano (1243-1244).

Alhamar-al-nasrí del reino de Granada habia sabido aprovechar la muerte de Ben´Hud taifa de Murcia para amenazar al nuevo taifa murciano. Este recurrió al vasallaje de Fernando II, rey de Castilla y León. Así, en 1243, el infante Alfonso (futuro Alfonso X) vino a Murcia y tomó posesión del territorio. De este modo Caravaca pasó a ser un fuerte bastión cristiano en la línea del territorio interior. Caravaca se constituye en cabecera militar y religiosa de la Comarca y de las tierras fronterizas. La Cruz contribuye de una manera decisiva a dar identidad a estos territorios y se erige en un centro de irradiación de luz espiritual. De este modo la Vera Cruz marca este espacio fronterizo.

Tiempo después tras la unificación de España y el descubrimiento de nuevas tierras, la Santa Cruz de Caravaca, continuó siendo signo de la fe que inspiró el avance del Evangelio. A Caravaca vinieron numerosas Ordenes religiosas: san Juan de la Cruz y santa Teresa de Jesús fundaron respectivos conventos, existentes actualmente. También se instalaron aquí los Jerónimos, franciscanos y jesuitas.  Muchos misioneros eran residentes de Caravaca o pasaron por aquí en camino a las misiones en diversas partes del mundo, con lo que la devoción a la Cruz creció rápidamente, abarcando los confines de un Imperio donde no se ponía el sol.

 

REPERCUSIÓN MUNDIAL DE LA RELIQUIA

Desde California a la tierra de Fuego es conocida la Cruz de Caravaca. Su conocimiento llega hasta Filipinas, porque en 1668 misioneros españoles llevaron reproducciones a petición de los cristianos existentes allí. En Europa fueron los jesuitas sobre todo los que extendieron su conocimiento: no olvidemos que en Caravaca fundaron un colegio con noviciado. En Polonia existe una reproducción de la Cruz en el museo de la Universidad de Cracovia y otra en la catedral de Gniezno. Hacia 1600 comienza su extensión por Alemania: existe un trabajo fotográfico donde se recogen las distintas imágenes de la Cruz en distintas iglesias de la región de Hohenzollern. En Francia existe también algún libro sobre la Cruz, editado en Lyon (en 1653) y varia reproducciones en la región de Limoges. En los Países Bajos (Bruselas) también es conocida. Desde Roma piden cruces en 1606. También es conocida en Inglaterra, en donde hay muchas reproducciones y escritos sobre la misma.

 

PEREGRINACIONES Y JUBILEOS

El antiguo carácter peregrinante de la Cruz se formalizó con la concesión de Jubileos especiales concedidos a los visitantes de la Santa Cruz. Ya en 1583 y 1621 se conceden Jubileos para la fiesta de la Cruz. En 1768 hay también dos breves de Clemente XIII, que a los ruegos de la Cofradía de la Cruz, otorga varios privilegios para las principales fiestas referente a la Cruz que se celebran en Caravaca. Destacan los concedidos a los que visiten el Santuario el 3 en mayo (festividad principal) con indulgencia plenaria para los que allí oren por la paz entre los príncipes cristianos.

 

LA CRUZ DE CARAVACA EN LA ÉPOCA CONTEMPORÁNEA

Debido a la invasión napoleónica, la Cruz fue trasladada desde el castillo a la parroquia del Salvador y allí fue ocultada en una caja enterrada para evitar la rapiña de los franceses. Aquí estuvo desde 1809 hasta quizás 1818, ya que el Castillo fue fortificado para uso militar y la iglesia ocupada en estos menesteres. En el Salvador se celebraría cada año el “Baño del Vino” con la Reliquia. Se evitó el robo de la Cruz durante la estancia de las tropas francesas en Caravaca, pero no el de la custodia, regalo del marqués de los Vélez, la cual fue recuperada después. Durante todo el siglo XIX y principios del XX se estructuran definitivamente todos los rituales de la Cruz y las formas de las celebraciones de mayo en su honor, que es el armazón de las fiestas conmemorativas actuales.

 

EL ROBO DE LA CRUZ EN 1934

El hecho más lamentable de toda la historia de la Cruz y de Caravaca fue el acaecido en la noche-madrugada del día doce al trece de febrero de 1934. Fue un robo sacrílego de carácter político-religioso que dejó consternada a la ciudad durante algunos años. Era el miércoles de ceniza cuando, por la mañana, se descubrió el sagrario abierto y vacío sin la Reliquia, habiendo dejado los ladrones la caja-estuche del siglo XIV en donde se guardaba la Cruz. A las 9 del día trece corrió la noticia y la tensión suscitada fue enorme. Las diligencias y pesquisas judiciales y policiales no dieron resultado positivo.

Después de la guerra del 1936-39, las dependencias del Castillo fueron usadas como cárcel de presos políticos hasta el 1941, quedando posteriormente todo el recinto en estado de abandono, cerrado y sin culto religioso.

EL NUEVO "LIGNUM CRUCIS"

Se suscitó un deseo grande de conseguir una nueva reliquia. Las gestiones dieron como resultado que el papa Pío XII concediese a Caravaca dos pequeñas astillas del “lignum crucis” que Santa Elena, madre del emperador Constantino, trajo de Jerusalén a Roma en la primera mitad del siglo IV.

En los días siguientes se improvisaron las fiestas (interrumpidas durante 7 años, con la reanudación del Baño del Agua en el Templete-Bañadero de las afueras de la ciudad. La Reliquia permaneció durante tres años en la Parroquia del Salvador, ya que el Santuario permanecía en estado de deterioro. Fue en el cinco de mayo del 1945, cuando la Cruz se subió a su templo del Castillo, custodiada ya por la Orden de frailes claretianos.

 

LA TRADICIÓN DE REGALAR CRUCES DE CARAVACA

El regalo de la imagen de la Cruz de Caravaca, es una costumbre generalizada en Caravaca para diferentes ocasiones pero sobre todo en el momento de declaración sentimental. Se tiene constancia por una carta de Santa Teresa de Avila a la madre María de S. José, que la santa recibió una Cruz de Caravaca en 1576 como regalo de sus monjas de aquí  (Cruz que actualmente se encuentra en el convento de Carmelitas Descalzas de Bruselas, Bélgica).

 

CARAVACA CONSIGUE EL AÑO JUBILAR IN PERPETUUM

En 1998 Caravaca fue depositaria de una gracia solemne: la Bula de Concesión del Año Jubilar in perpetuum. Tres motivos justificaron esta concesión: La presencia durante 768 años de la Vera Cruz en Caravaca, el hecho de que la Reliquia sea un símbolo de la muerte y redención de Cristo, y que su conocimiento haya transcendido a gran parte del Occidente. Con esta concesión, Caravaca de la Cruz obtuvo la misma consideración religiosa que otras ciudades claves en el cristianismo, poseedoras de las mismas prebendas religiosas, como son: Roma, Jerusalén, Santo Toribio de Liébana (Potes) y Santiago de Compostela.

 

FUENTES DEL MARQUÉS

 

 

 

A los pies de las sierras del Gavilán y el Buitre se encuentra el paraje natural de Las Fuentes del Marqués que posee una extensión de 17,4 Hectáreas.

     Este paraje esta situado a 2 kilómetros del casco urbano en dirección oeste. Se puede acceder a él bien en coche, tomando por la avenida de los Andenes y luego por el Camino de Mayrena o bien andando por el Camino del Huerto. Ambos caminos confluyen, pero los vehículos pueden continuar, pasando por el "Molinico", hasta la zona de aparcamientos debidamente señalizada, y aquellos que vayan a pie pueden seguir por la senda rehabilitada y penetrar a dicho paraje por las Cuevas del Marqués.

     Todo el parque está surcado por pistas y caminos que facilitan el acceso y la visita y disfrute de este precioso paraje, alguno de los cuales sirve de puerta a otras pistas forestales que se internan en los barrancos de la Sierra del Gavilán (Barranco del Nevazo y Barranco del Agua).

GEOLOGÍA

Los nacimientos de agua están enclavados en la base de los relieves calizos de las sierras circundantes. Estas aguas subterráneas, al encontrarse con un sustrato impermeable, produce el surgimiento de las aguas en las Fuentes del Marqués a través de cuatro nacimientos con un caudal medio de 320 litros por segundo. Actualmente se considera a este conjunto de nacimientos como el más importante de la Región de Murcia tanto por su caudal como por la calidad de las aguas.

 

ECOSISTEMAS

Podemos diferenciar tres ambientes, a saber: el acuático y su entorno, el bosque mediterráneo y el agrícola. En el acuático y su entorno encontramos una gran variedad de seres vivos tanto animales como vegetales. Grandes manchas de plantas acuáticas de varias especies dan refugio a la fauna acuática como barbos, carpas, truchas arco iris, galápagos leprosos y camarones de agua dulce, entre otros, así como numerosos insectos. En las riberas encontramos juncos, culantrillos de pozo, zarzamoras y algunas higueras, plátanos orientales, fresnos, almeces y álamos dan escolta al río antes de que éste sea canalizado.

El ambiente del bosque mediterráneo se encuentra muy humanizado pero bien conservado y en actual repoblación con especies autóctonas como el quejigo, el almez y la encina. De carácter autóctono se encuentran encinas de gran porte con una antiguedad de más de 400 años que forman, junto a pinos carrascos y olivos igualmente centenarios, un bosquecillo de típico ambiente mediterráneo. Entre las ramas de las encinas corretean ágilmente las ardillas y anidan numerosas aves como la abubilla, el mochuelo, el ruiseñor,...etc. Este lugar es visitado por zorros, jabalíes y algunas rapaces como el gavilán el cernícalo y el águila calzada.

En los bancales repoblados encontramos nogales, almeces, abedules, alisos, arces, castaños de india y algunos frutales.

En el medio agricola encontramos el olivar, frutales como el albaricoquero y cultivos herbáceos hoy en desuso, pero de gran importancia ecológica por dar refugio y alimento a numerosas especies como el conejo y el topo.

Visita Caravaca de la Cruz y Cehegín en un día, ¿cuál es más bonita? Son las dos joyas del noroeste Murciano y visita obligada de cualquier viajero. Si sólo dispones de un día y no consigues decidirte, te ofrecemos una alternativa. Conocerás de la mano de un guía profesional, los puntos clave de cada ciudad.

 

 

 

RESERVAS EN: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

ITINERARIO

A las 10:30 horas os recogemos en el Templete, también conocido como Bañadero, para dirigirnos hacia al encantador barrio medieval de la ciudad de Caravaca, situada 65 kilómetros al noroeste de la capital murciana y a escasos 7 kilómetros de otras bellas ciudades como Cehegín, o los 10 kilómetros que distan de Moratalla.

Conoce con CARAVACA TOURS el encanto de “La Ciudad de la Cruz” y la razón por la que su casco histórico, en su totalidad, es considerado como uno de los más bellos de la Región.

Durante la visita por la ciudad veremos: El templete o Bañadero, La Iglesia de la Purísima Concepción, el Convento de Nuestra Señora del Carmen, la Calle mayor con la antigua Iglesia de la Compañía de Jesús y la de San José, Museo de los Caballos del Vino, Calle de las Monjas, Plaza del Arco, Iglesia del Salvador y Basílica-Santuario que guarda a la Santísima Cruz.

Tras la visita, se dará tiempo libre a los visitantes para comer y realizar las compras que les parezcan adecuadas. Además, el guía recomendará lugares donde poder comer y disfrutar de la gastronomía típica de la comarca.

 

Nuestro siguiente destino será la bella y mágica ciudad de Cehegín.

Conoce con BUENDÍA TOURS todo el encanto de Cehegín y de sus gentes. Un fabuloso lugar lleno de historia. Durante la visita veremos: El ayuntamiento, Hospital de la Real Piedad, Iglesia y paseo de la Concepción, Casino de Cehegín, Palacio del Duque de Ahumada, Plaza del Castillo y su mirador, Iglesia Mayor de Santa María Magdalena, Murallas, Palacio de los Fajardo y el Palacio de Álvarez Castellanos.

Perderse por sus bellos rincones y disfrutar de una buena gastronomía son cosas que podréis hacer si tenéis más tiempo libre.

 

 

 

PUNTO DE ENCUENTRO

  • 10:30 – Templete. Al final del paseo conocido como “La Glorieta” y en la puerta principal al Templete.
  • Rogamos estar con unos minutos de antelación en el punto de encuentro. 
  • Si tienen algún problema para encontrar el punto de encuentro pónganse en contacto con nuestro número de emergencias 617834211.
  • En Cehegín nos encontraremos a las  - 19:00 H - en el centro de la Plaza de las Fuerzas Armadas, bajo la estatua del conocido “Alpargatero”.

 

PRECIO - GRATIS

El precio de la excursión a Caravaca de la Cruz + Cehegín es totalmente gratis. Nuestros guías están bien formados, son entretenidos y trabajan únicamente a base de propinas, lo que garantiza la máxima calidad. A pesar de que no reciben ninguna subvención pública local por los tours gratuitos que ofrecen, ellos nunca te presionarán con las propinas. En Caravaca Tours ofrecemos visitas gratuitas a todo aquel que lo desee y nadie está obligado en ningún momento a dar ninguna propina al guía, si bien también es cierto que esta es la única retribución que obtendrá.

Pensamos que, si se da dinero, debe ser de forma voluntaria y en base a la calidad del tour y el presupuesto del viajero. Si bien nuestros guías aprecian una propina, tu aplauso significa mucho más para ellos, ¡y de mucho agrado te daremos la bienvenida como invitado!

 

 

DURACIÓN

3 H Caravaca + 2 H Cehegín

INCLUIDO

  • Guía turístico que explicará todos los lugares que visitemos
  • Plano de la ciudad y recomendaciones sobre la comarca

NO INCLUIDO

*Comida

DIFERENCIA DE CONTRATAR EL SERVICIO CON CARAVACA TOURS

Caravaca Tours es la única empresa que hace el servicio de visitas guiadas con guías expertos conocedores de esta maravillosa ciudad.

SI QUERÉIS VISITAR CARAVACA DE LA CRUZ Y CEHEGÍN, ESTA ES LA MEJOR OPCIÓN. LA VISITA MÁS RECOMENDADA POR LOS USUARIOS, Y LA ÚNICA CON GUÍAS PROFESIONALES Y EXPERTOS CONOCEDORES DEL PATRIMONIO DE LAS CIUDADES QUE VISITAREMOS.

CONDICIONES

Se requiere por parte de Caravaca Tours que los visitantes conozcan que las visitas ofertadas son totalmente gratis, a excepción de las propinas voluntarias para los guias.

CÓMO HACER LA RESERVA

Pueden confirmar su asistencia mandando un e-mail a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. 

 

 

 

HISTORIA DE CARAVACA DE LA CRUZ

 

 

Los restos humanos más antiguos encontrados en el término municipal de Caravaca son los restos paleolíticos del denominado yacimiento de la Cueva Negra, donde se sitúa la presencia de fuego más antigua del Paleolítico europeo. (Ofrecemos la posibilidad de realizar una visita guiada por las pedanías de Caravaca de la Cruz y conocer lugares de relevancia internacional como la Cueva Negra o la Ermita de la Encarnación)

Los primeros asentamientos ubicados en la actual ciudad, datan entre los años 2.400 y 1.950 antes de Cristo, como se puso de manifiesto gracias a los estudios efectuados por arqueólogos de la Universidad de Murcia y de la Dirección General de Bellas Artes de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, que concluyeron que junto al actual núcleo urbano caravaqueño hay un enterramiento calcolítico, el cual es considerado el mayor enterramiento prehistórico de la Península y uno de los mayores de Europa.

De etapas más recientes son destacables otros restos arqueológicos que se pueden encontrar en el municipio, como los situados en la pedanía de La Encarnación, donde se encuentra, en lo alto de un cerro, el Santuario del mismo nombre construido sobre los restos de un templo romano del que se puede apreciar la estructura.

(Ofrecemos la posibilidad de realizar una visita guiada por las pedanías de Caravaca de la Cruz y conocer lugares de relevancia internacional como la Cueva Negra o la Ermita de la Encarnación) 

A partir de la Edad Media el núcleo urbano de Caravaca se convirtió en un cruce de caminos por su ubicación estratégica entre el Reino de Granada y el castellano Reino de Murcia, así como por la proximidad de la Corona de Aragón. La capitulación de la taifa de Murcia mediante el Tratado de Alcaraz en 1243 consolidó el dominio de la Corona de Castilla y convirtió a Caravaca en un enclave fronterizo cristiano frente Al-Andalus, lo que hizo que tras la sublevación mudéjar de 1264 su fortaleza se encomendara a la Orden del Temple hasta 1312, siendo reemplazada por la Orden de Santiago tras unos años en que fue realengo. Bajo los santiaguistas Caravaca se convirtió en cabecera de una amplia jurisdicción que abarcaba desde Ricote hasta Yeste.

 

 

Mientras que en el siglo XIV vivió una profunda crisis como consecuencia del peligro fronterizo y de las epidemias de peste que casi despoblaron la comarca, tras la caída de la frontera oriental de Granada en 1488 vivió una importante expansión que la convirtió a finales del siglo XVI en el tercer núcleo más poblado del Reino de Murcia con 7.000 habitantes, tras la ciudad de Murcia y Lorca.

 

SIGLO XVI - LA LLEGADA DE LAS ÓRDENES RELIGIOSAS

En el siglo XVI, tras el final de la Guerra con Granada, Caravaca de la Cruz vio aumentar su población considerablemente, alcanzando los 9.000 habitantes al final de la centuria. En este incremento también jugaron un importante papel las nuevas roturaciones de tierras. Con la conclusión del conflicto, y atraídos por la reliquia de la 'Vera Cruz', fueron numerosísimos los asentamientos de órdenes religiosas que se producen en la villa en este siglo. En 1532 llegaron los Hermanos de San Juan de Dios, los franciscanos hicieron lo propio en 1566 y los jesuitas arribaron en 1570. Por su parte, las carmelitas de Santa Teresa se asentaron en 1576, fundando el Monasterio e Iglesia de San José; seguidas de los jerónimos en 1581; y los frailes carmelitas de San Juan de la Cruz en 1586, fundando el Convento e Iglesia de Nuestra Señora del Carmen.

 

CARAVACA DE LA CRUZ BARROCA - SIGLOS XVII Y XVIII

Los primeros años del siglo XVII trajeron epidemias que diezman a la población, pero fueron rápidamente superadas, estabilizándose el número de habitantes. Continuaron asentándose órdenes religiosas en Caravaca de la Cruz, como la Orden de Santa Clara en 1609, y prosiguieron creciendo también los recursos agrícolas y ganaderos. En 1617 comenzaron las obras del Santuario de la Vera Cruz, que permanecía hasta entonces en una capilla de la Torre del Homenaje. Dichas obras concluyeron en 1703.

El siglo XVIII vio aumentar nuevamente la población en una villa en la que el Concejo, sus cargos municipales y la propia Orden de Santiago funcionaban de manera precisa. En 1730 se construyó el pórtico principal del Santuario, la cárcel se inició en 1737 y el Ayuntamiento en 1743. La construcción del Templete, por su parte, comenzó en 1762. Ante tal fiebre instructiva no es de extrañar que se produjera en la ciudad un auge del nivel artístico y de los monumentos de la misma. Este fervor constructivo llegó, incluso, a los detalles más ornamentales y a los retablos de iglesias y conventos.

 

 

SIGLO XIX - EL PODER DE LAS DESAMORTIZACIONES

   La centuria decimonónica comenzó en Caravaca de la Cruz, al igual que en el resto de España, con la Guerra de Independencia ante el invasor francés. Se creó en la villa una Escuela Militar para Jóvenes, lo que no impidió el paso de las tropas napoleónicas, que asolaron la comarca. En el intento de remediarlo fueron instalados 16 cañones en lo alto del Castillo, el cual estuvo a punto de ser destruido por los franceses.

   Tras la contienda bélica no cesaron, sin embargo, los conflictos en Caravaca de la Cruz entre liberales y absolutistas durante el reinado de Fernando VII (1814-1833). Durante el reinado de Isabel II, las desamortizaciones de Mendizábal (1836) y Madoz (1856) tuvieron gran repercusión en la comarca ante la gran cantidad de bienes eclesiásticos existentes en la misma, incluidos los de la Orden de Santiago. El destronamiento de Isabel II y la proclamación de la I República en 1873 fueron acogidos con entusiasmo por la población, como también lo fue la Restauración Borbónica con Alfonso XII. La población caravaqueña aumentó nuevamente en esta centuria, llegando a los 15.000 habitantes y teniendo como causa principal de retroceso las epidemias de cólera y fiebre amarilla. Se reavivó el panorama socioeconómico, gracias a la celebración de ferias periódicas y a las actividades agrícolas, ganaderas, artesanales e industriales.

 

 

 

SIGLO XX - EL ROBO DE LA VERA CRUZ

   Los episodios políticos al comienzo de esta centuria, tales como la proclamación de Alfonso XIII como Rey en 1902, la instauración de la dictadura del general Miguel Primo de Rivera en 1923 o la proclamación de la II República en 1931 fueron vividos intensamente en Caravaca de la Cruz, que ostentaba el título de ciudad desde el año 1849. Sin embargo, en 1934 tuvo lugar un trágico suceso en la ciudad, el robo de la Sagrada Reliquia de la Vera Cruz, acontecimiento que nunca fue aclarado. Esta desgracia pudo ser superada gracias a la concesión hecha a Caravaca por el Papa Pío XII de dos pequeñas astillas de "lignum crucis" de Santa Elena. La llegada se produjo el 30 de abril de 1942. En los dos días siguientes se improvisaron las fiestas, interrumpidas durante siete años, con la reanudación del Baño del agua en el templete-bañadero de las afueras de la ciudad. Ya se había confeccionado un nuevo estuche-relicario en donde se depositaron las dos astillas, pero la Reliquia permaneció durante tres años en la parroquia del Salvador, ya que el Santurio permanecía en estado de deterioro. Fue el 5 de mayo de 1945 cuando la Vera Cruz sube al templo del castillo custodiada por la Orden de frailes claretianos.

 Tras la dictadura del general Francisco Franco tuvieron lugar las primera elecciones municipales, que otorgaron a Caravaca de la Cruz un alcalde democrático y un alcalde pedáneo a cada una de las pedanías de este municipio. Desde el punto de vista socioeconómico, la caída de la industria alpargatera y la emigración de los años '60 trajeron malos tiempos a la ciudad.

   Caravaca de la Cruz recuperó parte de su vitalidad gracias a la agricultura, la ganadería y la industria del calzado. A ello también ha contribuido en los últimos tiempos la construcción de importantes infraestructuras para la comarca, tales como el Hospital Comarcal o la Autovía hasta la capital murciana. El último empujón lo recibió la ciudad en el año 1998, cuando se le concedió por la Santa Sede el título de Año Santo 'In Perpetuum' cada siete años, siendo el 2003 el primero en celebrarse en Caravaca de la Cruz un año jubilar. Esta concesión convierte a la ciudad murciana en una de las cinco únicas ciudades en el mundo que poseen tal distinción. En apoyo de esta realidad también se creó el consorcio turístico 'Caravaca Jubilar', con el fin de dar a conocer a los peregrinos y visitantes la riqueza patrimonial de Caravaca de la Cruz.

 

 

 

Caravaca de la Cruz es una de las ciudades medievales más visitadas de la Región de Murcia, es también un lugar de referencia para el culto de la Iglesia católica ya que desde 1998, durante el papado de Juan Pablo II, está catalogada como una de las cinco ciudades santas de esta confesión religiosa al disponer del privilegio de celebrar Año Jubilar a perpetuidad cada siete años en torno a la Santísima y Vera Cruz de Caravaca. El primero de ellos tuvo lugar en 2003 y contó con la visita del Cardenal Ratzinger, posteriormente elegido como papa con la denominación de Benedicto XVI. Por esta circunstancia, y por el propio nombre del Municipio, también se la conoce como "La Ciudad de la Cruz". Caravaca es también especialmente conocida por las Fiestas Patronales en Honor a la misma, celebradas entre los días 1 y 5 de mayo de cada año, declaradas de Interés Turístico Internacional en 2004. Junto a las procesiones y desfiles de Moros y Cristianos, es especialmente relevante el festejo de los Caballos del Vino, que en la actualidad aspira a ser declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

 

 

En este tour de un día disfrutaréis de una visita guiada por Caravaca de la Cruz, de la mano de un guía nativo de esta maravillosa ciudad.

 

RESERVAS EN: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

ITINERARIO

A las 10:30 horas os recogemos en el Templete, también conocido como Bañadero, para dirigirnos hacia al encantador barrio medieval de la ciudad de Caravaca, situada 65 kilómetros al noroeste de la capital murciana y a escasos 7 kilómetros de otras bellas ciudades como Cehegín, o los 10 kilómetros que distan de Moratalla.

Conoce con CARAVACA TOURS el encanto de “La Ciudad de la Cruz” y la razón por la que su casco histórico, en su totalidad, es considerado como uno de los más bellos de la Región.

Durante la visita por la ciudad veremos: El templete o Bañadero, La Iglesia de la Purísima Concepción, el Convento de Nuestra Señora del Carmen, la Calle mayor con la antigua Iglesia de la Compañía de Jesús y la de San José, Museo de los Caballos del Vino, Calle de las Monjas, Plaza del Arco, Iglesia del Salvador y Basílica-Santuario que guarda a la Santísima Cruz.

Al terminar la visita dispondréis de tiempo libre para comer y recorrer a vuestro antojo la ciudad, degustar las exclusivas yemas de Caravaca y ver los numerosos museos de la ciudad.  

 

 

PUNTO DE ENCUENTRO

  • 10:30 – Templete. Al final del paseo conocido como “La Glorieta” y en la puerta principal al Templete.
  • Rogamos estar con unos minutos de antelación en el punto de encuentro. 
  • Si tienen algún problema para encontrar el punto de encuentro pónganse en contacto con nuestro número de emergencias 617834211.

 

 

 

PRECIO - GRATIS

El precio de la excursión a Caravaca de la Cruz es totalmente gratis. Nuestros guías están bien formados, son entretenidos y trabajan únicamente a base de propinas, lo que garantiza la máxima calidad. A pesar de que no reciben ninguna subvención pública local por los tours gratuitos que ofrecen, ellos nunca te presionarán con las propinas. En Caravaca Tours ofrecemos visitas gratuitas a todo aquel que lo desee y nadie está obligado en ningún momento a dar ninguna propina al guía, si bien también es cierto que esta es la única retribución que obtendrá.

Pensamos que, si se da dinero, debe ser de forma voluntaria y en base a la calidad del tour y el presupuesto del viajero. Si bien nuestros guías aprecian una propina, tu aplauso significa mucho más para ellos, ¡y de mucho agrado te daremos la bienvenida como invitado!

 

 

DURACIÓN

3 H

INCLUIDO

  • Guía turístico que explicará todos los lugares que visitemos
  • Plano de la ciudad y recomendaciones sobre la comarca

NO INCLUIDO

*Comida

DIFERENCIA DE CONTRATAR EL SERVICIO CON CARAVACA TOURS

Caravaca Tours es la única empresa que hace el servicio de visitas guiadas con guías expertos conocedores de esta maravillosa ciudad.

SI QUERÉIS VISITAR CARAVACA DE LA CRUZ, ESTA ES LA MEJOR OPCIÓN. LA VISITA MÁS RECOMENDADA POR LOS USUARIOS, Y LA ÚNICA CON GUÍAS PROFESIONALES Y EXPERTOS CONOCEDORES DEL PATRIMONIO DE LA CIUDAD.

 

 

CONDICIONES

Se requiere por parte de Caravaca Tours que los visitantes conozcan que las visitas ofertadas son totalmente gratis, a excepción de las propinas voluntarias para los guias.

CÓMO HACER LA RESERVA

Pueden confirmar su asistencia mandando un e-mail a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..  

 

La Ciudad de la Cruz

 

 

Caravaca de la Cruz, tu lugar de peregrinación